Qué es un submix y cómo se utiliza

Film Score


Hoy voy a hablar de un recurso muy interesante en la elaboración de bandas sonoras y en el montaje de películas, utilizado con frecuencia en muchas producciones audiovisuales, y que tanto montadores, directores y compositores, conocen o deberían conocer: el submix.

Un poco de historia

Es de sobra conocido que los compositores de música de cine se encuentran entre los más veloces -por necesidad- de la profesión. Ya en tiempos de la época del cine clásico (década de los 30, 40…), Max Steiner o Heinrich Korngold tenían que componer de una forma muy rápida, y eso que en aquel tiempo no contaban con la ayuda tecnológica de la que se dispone hoy en día. Para tener una referencia, las tres horas de música sinfónica de Lo que el viento se llevó le llevaron a Steiner unos seis meses, trabajando a la vez en otras bandas sonoras. Debió de llevar el mismo ritmo frenético con el que su mentor Gustav Mahler compuso su octava sinfonía en el verano de 1906, un caso infrecuente de velocidad si pensamos en la complejidad de las grandes partituras postrománticas.

Desde hace décadas se dispone de aún menos tiempo para componer una banda sonora. Lo habitual son unas pocas semanas, lo que no impide que a veces se obtengan resultados magníficos. Los compositores importantes cuentan con la ayuda de orquestadores y otros músicos. Además, debido a las características de la música actual, mucho del trabajo de composición se hace en el estudio, combinando las partes grabadas con sintetizadores, samples e instrumentos virtuales. El proceso es cada vez más rápido y la sincronización más efectiva, lo que permite llegar a unos niveles de calidad en menos tiempo. No obstante, como en todas las artes, si el tiempo que se dedica es mayor el resultado suele ser mejor. Hace tan solo 15 años, Howard Shore, de manera excepcional, dedicó 3 años a componer la banda sonora de la trilogía de The Lord of the Rings, y vaya si se nota.

Cuando no hay tiempo para componer

Hasta ahora hablábamos de cine, pero a veces, en ciertas producciones audiovisuales no se dispone de apenas tiempo para su realización. Es el caso de series televisivas que se emiten semanalmente, series documentales, programas de investigación y muchísimos otros. En el caso de que no se haya tomado la cuestionable decisión -artísticamente hablando- de recurrir a librerías, se habrá encargado a un compositor/a que haga la música antes de tener el montaje. El compositor/a debe anticiparse y preparar bastante material, un material que a veces debe ser reutilizado en distintos capítulos, pero no necesariamente de la misma forma. Y aquí es donde se ve de manera clara la importancia del submix.

¿Qué es un submix?

Un submix es algo así como una mezcla parcial. Consiste en agrupar un grupo de pistas y mezclarlas por separado. El conjunto se envía a una única pista que a su vez es mezclada con las demás. Un caso típico es el de la batería de rock, que como tiene muchas pistas se mezcla por separado y luego se suma al resto de la banda.

El submix es bastante útil también para un compositor, pues facilita la creación de diferentes tracks con diferentes instrumentaciones. Es la versión moderna -y rápida- de las diferentes orquestaciones de un tema que hacía Steiner. La diferencia es que al austríaco le tocaba preparar diferentes partituras y realizar diferentes sesiones de grabación, mientras que los compositores modernos podemos ahorrar mucho tiempo si somos capaces de prever todo esto durante el proceso de composición y, sobre todo, de instrumentación.

Veamos un ejemplo

Para ilustrar todo esto pondré un ejemplo propio. Supongamos que tenemos compuesto un tema sinfónico, como este, para una serie de temática de ciencia ficción y sucesos sobrenaturales:

Supernatural Soundtrack

En esta mezcla hay una orquesta completa, con madera, metal, percusión, coros y cuerda. Las trompas hacen el tema principal, de carácter épico con el salto de quinta ascendente, mientras que los violines responden con un contratema más lírico.

La mezcla completa, con la orquesta entera (Full Mix) iría bien con los créditos, y con momentos de clímax sin diálogo, planos en espacios abiertos y escenas similares, como la de la fotografía.

Pero si queremos utilizar esta idea musical en una escena con diálogos, deberíamos reducir la percusión y el metal, porque mezclan mal con las voces. Podríamos hacer un submix como este, en el que predomina la cuerda y desaparece el tema principal de las trompas.

Puede ser que necesitemos profundidad, para dar un tono más épico al track que el caso anterior, pero permitiendo que pueda haber diálogos entre medias. Entonces recuriríamos a un submix con los instrumentos más graves, incluida la percusión. Podría ser algo así:

También podríamos buscar un climax parcial y, sin necesidad de utilizar la mezcla final, hacer que se reconozca el tema. Esto es efectivo si el tema funciona como leitmotiv de un lugar: cada vez que se nos muestra ese lugar suena este tema, pero no siempre igual. En este caso propongo un submix en el que el tema está en los coros y se acompaña con el contratema más lírico de los violines.

También podemos buscar un momento de clímax mayor, y queremos que se oiga claramente la melodía principal. En ese caso recurriríamos al tema de las trompas, aunque prescindiríamos de la percusión en este caso, de los coros y de los metales agudos (trompetas).

Como vemos las posibilidades son muchas. Lo más importante es ser capaz de prever las diferentes situaciones cinematográficas en las que ese tema podría ser utilizado, y realizar una mezcla distinta para cada una de ellas, buscando que cada una de ellas tenga calidad y sentido musical. Esto no se puede hacer cuando ya tenemos todo el trabajo hecho: hay que anticiparse y tenerlo en cuenta antes de escribir la primera nota. Por otro lado, tampoco hay que molestarse si esos tracks finalmente no se usan. El trabajo del compositor a menudo es así, y hay que entender que lo importante es siempre el resultado final de la película o capítulo.

Espero que te haya gustado.

COMPÁRTELO
Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook0
0 comentarios

¿Te has quedado con ganas de más?

Únete a mi lista de correo y recibirás en tu email contenidos interesantes y de calidad sobre música. Además
podrás descargarte un montón de tracks de forma gratuita.

Responde

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *






Comentario *

¡Hola! Me alegra verte por aquí. Antes de continuar tengo la obligación de explicarte que mi web utiliza cookies propias y de terceros. Si sigues navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.