MÚSICA POR ENCARGO: “LA PIEL QUE EL SOL ACARICIA”.

happy family on the beach


Siempre me ha gustado escribir música, desde el primer día en que puse los dedos encima del piano… además, siempre me ha gustado compartirlo, intentar provocar algún tipo de emoción en las personas de mi entorno.

Cuando entré en el Conservatorio, al principio sentía algo de vergüenza cuando mostraba esta inquietud, pero muy pronto hice grandes amigos allí, personas que me apoyaron interpretando mis piezas con una sonrisa, disculpando mis fallos de principiante y tratando la música que yo escribía con el mismo mimo que ponían en las obras de Mozart.

Seguramente sin esas palabras de ánimo recibidas y ese interés, nunca me habría animado a intentar vivir de la composición… y, a día de hoy, algo dentro de mí se enciende cuando recibo la llamada de un intérprete que quiere pedirme una pieza musical escrita a medida.

Carta-interpretes-carla-armas

(Una muestra del apoyo que tuve a los 15 años)

 

Cuando Francisco Lavega contactó conmigo buscando música por encargo, no fue diferente: él quería seguir creciendo como cantante y, para ello, había decidido empezar a adquirir un repertorio escrito especialmente para su voz. Tras esa emoción inicial, me lancé a descubrir su voz, y me encontré con un barítono muy versátil, una voz llena de posibilidades, con un gran timbre y una musicalidad enorme.

Estuve horas disfrutando de sus interpretaciones en su canal de youtube: analizando cuál era su registro más brillante, qué tipo de líneas melódicas trabajaba mejor, si su voz lucía más en notas tenidas o en pasajes melismáticos…

Y así surgió: “La piel que el sol acaricia”.

First date of a couple

La historia que narra esta canción, se basa en la propia vida de Francisco, con pequeñas referencia biográficas que aluden a la relación que ha mantenido y mantiene con su mujer. Como dice la letra “diez mil lunas han pasado ya” desde que su romance comenzó, pero él es incapaz de olvidar aquella primera mirada.

 

LETRA


 

Yo confieso que no olvidaré

aquel lejano abril:

tu mirada por primera vez

se posa sobre mi.

.

Yo te amé desde el primer café,

pues pronto comprendí,

que eras tú con tu forma de ser

quien tiñe el mar de añil.

.

Yo no olvidaré esa sonrisa

que me diste a orillas del mar,

ni la piel que el sol acaricia y

que tanto anhelé conquistar…

.

Pues cierro los ojos y aún siento

la brisa envolviendo tu paz,

tu labios, tus ojos serenos

que hicieron de mi alma su hogar.

.

Tan absorto y ciego me quedé

cuando te conocí,

que aún no entiendo como pude ver

que tu eras para mí.

Diez mil lunas han pasado ya

desde que te encontré,

desde el día en que soñé besar

tus ojos color miel.

.

Pues es ella quien le entiende,

quien le escucha y le completa,

dulcemente transparente,

tan hermosa, tan perfecta…

.

Yo no olvidaré esa sonrisa

que me diste a orillas del mar,

ni la piel que el sol acaricia y

que tanto anhelé conquistar…

.

Pues cierro los ojos y aún siento

la brisa envolviendo tu paz,

tu labios, tus ojos serenos

que hicieron de mi alma su hogar.

.

Pues no hay melodía que compita

con tu cara y tu forma de ser,

te querré hasta que el viaje lo permita,

toda mi vida te amaré.

 

.

.

MÚSICA


Francisco actúa habitualmente con un pianista, de modo que la canción debía estar escrita para poder ser interpretada de este modo, aunque siempre con posibilidad de añadir más instrumentos, como contrabajo, batería, etc. Por eso decidí que el piano no estuviera totalmente definido en la partitura, para dar más libertad de interpretación, como en los temas de jazz, género en el que podríamos incluir mi tema.

La canción comienza con una breve introducción instrumental (en F#m) con la cabeza del tema –para que el cantante tenga una buena referencia a la hora de entrar-, a la que siguen dos estrofas, de estructura paralela pero que cadencian en diferentes tonalidades: la primera en el contracorde (ReM) y la segunda en el relativo mayor (LaM). De este modo, se produce una ampliación tonal desde la tónica menor hacia tonalidades mayores, un efecto buscado para lograr una mayor sensación de apertura.

Estrofa Carla Armas

Un interludio instrumental actúa como preestribillo, con una línea descendente que busca la dominante del relativo mayor, tono en el que está el estribillo. Esta es la parte más estable tonalmente, aunque el ritmo armónico se eleva, con flexiones tonales hacia la subdominante, hacia el relativo y hacia la dominante.

La melodía en el estribillo alcanza las notas más agudas, esas en las que la voz de Francisco alcanza su mayor amplitud sonora, hecho que se hace aún más notable en la Coda, construida como prolongación del clímax logrado en la anterior sección.

Coda

Por último, sólo me falta desear a Francisco toda la suerte del mundo, porque con su talento y sus ganas no le deberían faltar oportunidades.

Creo que empezar a buscar tu propio repertorio y tu propia “voz”, es algo fundamental para un cantante o intérprete profesional y me siento muy orgullosa de que Francisco me eligiera para ayudarle.

COMPÁRTELO
Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook198
0 comentarios

¿Te has quedado con ganas de más?

Únete a mi lista de correo y recibirás en tu email contenidos interesantes y de calidad sobre música. Además
podrás descargarte un montón de tracks de forma gratuita.

Responde

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *






Comentario *

¡Hola! Me alegra verte por aquí. Antes de continuar tengo la obligación de explicarte que mi web utiliza cookies propias y de terceros. Si sigues navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.