Música para una escena triste

Forrest Gump Soundtrack


La historia del cine está llena de escenas tristes capaces de cautivar al espectador: el reencuentro de Giorgio y su madre en el final de La vida es bella (1997), la historia de amor de los protagonistas de Up (2009), escenas finales de Titanic (1997)… La lista sería interminable, pero deberíamos preguntarnos qué hubiera sido de estas escenas sin música.

En general, una escena triste suele requerir música. Hay que tener en cuenta que, aunque la interpretación de los actores sea excelente, a veces las imágenes y diálogos no son suficientes para provocar la emoción necesaria al espectador. Es ahí donde la música no diegética juega un papel fundamental. Mientras el espectador se centra en los diálogos, la música se cuela en sus oídos, provocando un estado emocional propicio para que se genere empatía con lo que está viendo y escuchando en la película.

Las escenas tristes suelen utilizar algunos recursos musicales comunes, unos clichés que ayudan al espectador a situarse emocionalmente. No hay que olvidar que todo espectador aculturado, aunque no lo sepa, es un gran experto en cine, a su manera.

Armonía

La armonía de una Sad Ballad es generalmente diatónica, es decir, utiliza los sonidos propios de la tonalidad. Lo habitual son las tonalidades menores, aunque hay algunas excepciones.

En Forrest Gump (1994), Alan Silvestri pone una tonalidad menor para el momento de la muerte de Jenny, y una melodía diatónica. Después de morir, bajo el árbol, la música vuelve a la tonalidad mayor, momento en que vemos al protagonista cuidar del hijo de ambos.

Instrumentación

La instrumentación a menudo se reduce en las escenas tristes, especialmente si se trata de un dolor individual, como el que experimenta Superman tras la muerte de Lois, en la siguiente escena de Superman III (1983). John Williams nos presenta una variación del Main Theme, pero utilizando muchos menos instrumentos de la orquesta.

Si el sentimiento de dolor es colectivo, normalmente es más propicia una gran instrumentación. Eso es lo que hizo James Horner en la escena de la ejecución de William Wallace, en Braveheart (1995), en la que además de la orquesta recurre a la gaita, que en esta película se utiliza por cuestiones narrativas:

Textura y ritmo

En un momento de dolor, el tiempo parece detenerse. Es por ello que a menudo la música para las escenas tristes suele usar un tempo lento y una textura de homofonía o de melodía acompañada, sin exceso de contrapunto.

En la escena de la pérdida de Gandalf, en la película The Fellowship of the Ring (2001), Howard Shore recurrió a la voz solista, los coros y la orquesta de cuerda. La textura es menos densa que en muchas otras partes del film, y el ritmo muy sencillo. La escasez de diálogos, además, propicia un papel más lírico en la música.

Mi propuesta para una escena triste

Hoy os traigo una escena de Robin Hood (2010) con música mía. La película fue dirigida por Ridley Scott, y lleva música de Mark Streitenfeld. Yo compuse a modo de demo música para una escena en la que el anciano Sir Walter Loxley le dice a su nuera Lady Marion que cree que su esposo Robert está muerto.

La música es sencilla, no pretende estorbar a los diálogos, que son fundamentales en la escena. La instrumentación escogida es flauta, arpa, violín y violonchelo, una agrupación camerística muy lejos de la grandilocuencia de otros tipos de música cinematográfica.

Comparte conmigo las escenas tristes de películas

Por último, me gustaría que compartieras conmigo escenas tristes de película. ¿Te animas?

 

 

COMPÁRTELO
Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook0
0 comentarios

¿Te has quedado con ganas de más?

Únete a mi lista de correo y recibirás en tu email contenidos interesantes y de calidad sobre música. Además
podrás descargarte un montón de tracks de forma gratuita.

Responde

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *






Comentario *

¡Hola! Me alegra verte por aquí. Antes de continuar tengo la obligación de explicarte que mi web utiliza cookies propias y de terceros. Si sigues navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.