Mujeres compositoras

Mujeres compositoras


Silenciadas durante siglos, las mujeres en la música comienzan en los últimos años a ser reconocidas y es que, solo ahora, se observa cierto interés por sacarlas del olvido.

Conviene recordar que en épocas pasadas el papel de las mujeres en la música fue prácticamente inexistente, o, al menos, estuvo fuertemente acotado de acuerdo con las restricciones y limitaciones de cada momento.

El campo de la composición fue tradicionalmente una disciplina de varones, por eso, los escasos ejemplos de mujeres compositoras que encontramos en la Edad Media y Edad Moderna tienen un enorme valor. Incluso en el s. XIX y la mayor parte del XX, las dificultades con las que se encontraron las mujeres compositoras fueron muy grandes. De ahí que hoy quiera recordar algunos casos.

Hildegarda Von Bingen (1098-1179)

Su faceta como compositora es una más dentro de los muchos campos por los que se la conoce. Fue escritora, mística, profestisa y compositora. Conocida también como la Sibila del Rin, es una de las personalidades femeninas medievales más relevantes. Compuso algunos responsorios, himnos, antífonas y secuencias. Toda esas piezas tenía un carácter funcional, pues fueron creadas para cubrir las necesidades litúrgicas del monasterio de Rupertsberg, donde Hildegarda fue abadesa durante años.

Aquí una interpretación de su música:

Maria Anna (Nannerl) Mozart (1751-1829)

La hermana de Wolfanf Amadeus Mozart era también una gran virtuosa del clave y del piano. El padre de ambos, Leopold, exhibió a los pequeños por importantes ciudades europeas, pero al cumplir 18 años a Nannerl se le impidió seguir viajando. Su familia consideró que la actividad artística no era apropiada para ella, pues estaba en edad de casarse. Sus obras apenas han perdurado, y sabemos que se dedicó la mayor parte de su vida al cuidado de su familia e hijos.

En todo caso se le supone un gran talento, que fue alabado en numerosas ocasiones por su propio hermano. Un estudio reciente afirma que Nannerl es una de las compositoras que escribieron el Nannerl Notenbuch, atribuido a Leopold Mozart.

Clara Wieck (1819-1896)

Wieck era su apellido de soltera, pero es conocida como Clara Schumann tras su matrimonio con el compositor Robert Schumann. Fue una gran intérprete de piano, y su talento fue ampliamente reconocido en su época. Se rodeó de intelectuales y artistas del momento. De hecho, cultivó una gran amistad con Johannes Brahms, otro de los grandes músicos del romanticismo. Clara logró perpetuar su vida artística más allá del matrimonio, lo que era infrecuente para una mujer en el siglo XIX. Como compositora, destacan sus obras para piano, aunque también escribió música de cámara, para orquesta, coro…

Amy Beach (1867-1944)

Esta compositora estadounidense demostró un gran talento desde una edad muy temprana. Su madre, que era pianista, le enseñó a tocar este instrumento, y pronto destacó, tanto en el campo de la interpretación como en la composición. A los 18 años se casó con un reconocido cirujano, a quien no le gustaba mucho que su esposa diera conciertos. A pesar de ello, Amy continuó y siguió componiendo. Antes de los 30 años ya había compuesto su sinfonía Gaélica, la que al parecer es la primera compuesta por una mujer americana.

El siglo XX dio mejores frutos, en lo que se refiere a mujeres compositoras, destacando nombres como Sofia Gubaidúlina (1931-), Kaija Saariaho (1952-), en el campo de la música de concierto. En la música de cine existen nombras relevantes como Rachel Portman (1960-), Jocelyn Pook (1960), por citar tan solo unos ejemplos… pero hablaré de ellas y de  muchas más en futuras entradas.

¡FELIZ DÍA!

COMPÁRTELO
Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook0
0 comentarios

¿Te has quedado con ganas de más?

Únete a mi lista de correo y recibirás en tu email contenidos interesantes y de calidad sobre música. Además
podrás descargarte un montón de tracks de forma gratuita.

Responde

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *






Comentario *

¡Hola! Me alegra verte por aquí. Antes de continuar tengo la obligación de explicarte que mi web utiliza cookies propias y de terceros. Si sigues navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.